JACCO GARDNER + RAMÍREZ

Son las 21:00, llego a la sala pero me sorprende un cartel que anuncia la hora final de apertura… las 22:00, ¿qué puedo hacer? Busco a gente que vaya sola. Las 21:30, he hecho un nuevo mejor amigo para el concierto y mientras tomamos cervezas vemos pasar a Jacco por la calle, es real, existe, no es un ente etéreo, ya está, yo no necesito ningún tipo de droga (legal o no) más.

A las 22:00 entramos y tras obsequiarnos con una chapa de la misma envergadura que, casi, mi mano (precioso recuerdo), partimos a las primeras filas como dos buenos fans. La sala se va llenando y parece que de un momento a otro Ramírez va a comenzar.

 

Ramírez es Victor Ramírez, quien abre esta noche tan especial acompañado por el resto de su banda. Comienzan con “My Beloved Dysfunctional Girl”, la sala se transporta a un ambiente primaveral y todo gracias a la voz de Victor y esos acabados lo-fi que nos dejan boquiabiertos; la voz de Victor me recuerda a una mezcla entre Beck (en estilo) y Brian Molko, si Placebo hicieran canciones folk con inspiración sesentera, claro. El proyecto de Ramírez es ambicioso, puesto que se trata de canciones con un ritmo tranquilo que evocan sentimientos del verano más adolescente, pero esta noche se ha marcado una presentación de su “Book of Youth” más que sensacional. Continúan con más canciones: “Wax Box”, “Alone, It’s Not So Bad” y “Let’s Go Bowling” son sólo algunas de las canciones que coreo junto el público. Una tras otra las melodías nos llenan de calor por dentro, pero cuando parece que el concierto está llegando a su fin, Victor se queda solo y nos regala un tema inédito, todo un detalle que la sala supo agradecer aplauso a modo de pago. Para cerrar tocan  “How To Get Over A Break Up”, irónica a la par que preciosista forma de decirnos hasta otra.

ramirez exposure

Tras Ramírez, la sala se nota más tensa y apretada, todos comulgamos en una procesión de espera queriendo acercarnos lo máximo posible al escenario. Salen Jacco y su banda (que ya le acompañaba la última vez que pasó por Madrid), no se oye ni una mosca. Todos estamos extasiados, mudos, esperando a que comience y comienza; suena “Hypnophobia” y me noto flotar con el resto del público. Le suceden “Find Yourself”, “Brightly” o “Before Dawn” entre otros temas del nuevo disco, pero también se dejan oír algunas canciones de su “Cabinet of Curiosities” como el ya himno “Clear the Air” que convierte mágicamente a la sala en una jam. Nos movemos sin saberlo, hemos entrado en un sueño barroco y colorido, el éxtasis de la psicodelia se siente en la sala. Nadie quiere que el sueño se rompa, pero sucede, dicen que acaban, que se marchan; no puede ser. El público se reúne, si ya durante el concierto se oían aplausos y vítores de euforia sin cesar, en este momento se deja las manos. Perdón, me incluyo, nos dejamos las manos porque nuestro corazón, esta noche, se lo ha llevado Jacco.

Jacco Gardner

Parece que oye nuestras plegarias y vuelven a salir una vez más a escena, aunque de una forma más jocosa con el batería de la banda en el bajo y viceversa. Tocan dos temas, se despiden una vez más; vuelve a haber aplausos durante minutos eternos, pero esto ha llegado al final. Ya sólo nos queda revisitar la noche mentalmente a modo de plegaria por otra sesión con él más.

Nadie puede negar que se pierde el sentido y la noción del espacio-tiempo en favor de la bruma del sonido cuando se asiste a un directo de Jacco. Pero… ya es miércoles, 22:00 de la noche, ¿qué ha pasado? Creo que sigo y quiero seguir perdida en la ensoñación de todo lo vivido ayer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sandra Vázquez
San de San. Melómana exacerbada, traductora y mujer maravilla. Si algo me gusta, lo digo. Y si no, también.

Deja una respuesta

Gramolona te da las gracias por comentar!!! ;-)

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>