GO!ZILLA+MEATBODIES, garage, psicodelia, caos y frenesí en la capital

22 de Abril de 2016. Wurlitzer Ballroom. Madrid, España.
Como parte de la serie de conciertos pertenecientes al ciclo GetMad!, acudimos a la famosa sala madrileña para poder disfrutar de la actuación de Go!Zilla (ITA) y Meatbodies (US).

getmad

En ocasiones, cuando crees que lo has oído todo, encuentras algo que te sorprende, como en este caso.
Los miembros de Go!Zilla autodefinen su estilo como ‘’Acid psychodelic punk” y hay que decir que se quedan cortos.
Go!Zilla es un grupo accesible, que engancha, que sabe cómo ganarse el favor del público. Desde el primer momento de la noche quedó claro que iban a dejar el pabellón bien alto gracias a su sonido atronador, su energía constante, las estructuras repetitivas de sus temas, que captaban fácilmente la atención del público y, por encima de todo, la pasión y las ganas que los componentes del grupo pusieron para que en ningún momento los asistentes al concierto pararan quietos, facilitando así la creación de una atmósfera ideal hasta el momento en que sus compañeros de Meatbodies saltaron al escenario.

getmad

Empezando con la genial ‘Xititla’, que con un ritmo lento y un aire psicodélico fue cautivando poco a los presentes y sirvió como la perfecta introducción, supieron encadenar a continuación temas como ‘Looking in the mirror´ o ´I hate all the time’, con un genial Luca Landi al micro. El punto álgido de la noche se alcanzó con ‘Magic Weird Jack’, tema a partir del cual se desató la euforia colectiva, con la sala entera bailando, comenzando pogos, y saltando desde el escenario.

Y para ponerle punto y final al set, Go!Zilla interpretó ‘Pollution’, un tema perfecto con un cierre ligeramente doom a lo Black Sabbath, y finalmente ‘Roswell, NM’, contundente, enérgico y frenético a más no poder. Y es que los italianos empezaron de menos a más, comenzando con los temas más tranquilos y creciéndose por momentos, ofreciéndonos una amalgama de punk, psicodelia y garage que pocos grupos pueden igualar. Y es que así no es de extrañar que hayan girado por el mundo entero.
En definitiva…larga vida a Go!Zilla!

getmad

Después de la actuación de los italianos, la sala entera bullía de excitación mientras esperaba a Meatbodies. Y es que alguien tan polifacético e interesante como Chad Ubovich suele provocar esas reacciones, y más si tenemos en cuenta su prolífica relación musical con Ty Segall y Mikal Cronin.
Si la actuación de los teloneros fue frenética y caótica a más no poder, la de Meatbodies superó a la anterior. Gente volando por los aires (incluyendo a Chad Ubovich y a Cory Hanson, que además nos deleitó con sus expresiones faciales), energía a más no poder, un público totalmente entregado y una banda que a su vez les correspondió.

getmad

Al igual que Go!Zilla, Meatbodies demostraron también ser unos estrategas del rock n roll: pueden hilar un sonido psicodélico con una guitarra a todo trapo, un estribillo pegadizo con un puente caótico combinado con ecos reverberantes o un cierre lento con influencia sludge. Parecen dominar con total facilidad la transición entre sonidos e influencias y eso se nota.

Comenzando con uno de sus temas más conocidos, ‘Disorder’, los americanos se ganaron al público desde el primer minuto, con unos Ubovich y Hanson que irrumpieron en el escenario con una gran seguridad en sí mismos y derrochando carisma, un carisma que supieron conservar durante toda la noche gracias a composiones como ‘Mountain’, un tema garage rock con una gran combinación entre ambas guitarras y el profundo sonido del bajo, ‘Tremmors’, con un riff que otorga otro sentido al sonido psicodélico del tema, ‘Plank’, con una melodía lenta y ensoñadora, en la que destaca la aguda y distorsionada voz de Ubovich o la imprescindible ‘Wahoo’, que provocó que los miembros de Meatbodies Interactuaran con los asistentes aún más, haciendo stage diving mientras tocaban, haciendo que reinara el caos.

getmad

Además de tocar sus temas más conocidos, los americanos deleitaron a la sala con nuevos temas como ‘Hibernation’, ‘Haunted History’ o ‘Gyre’, con la que cerraron la noche con un clamor popular y algún accidentado en la sala al caerse del escenario.

Autor: Beatriz Gil
Fotografías: Laura Martínez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Beatriz Gil
Periolista old school. Punk rock soul. Nómada incansable. Street walking cheetah with a heart full of napalm.

Deja una respuesta

Gramolona te da las gracias por comentar!!! ;-)

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>